martes, 3 de octubre de 2017

Para olvidar


Las heridas sangran,

por la sutura de la piel,

Aun no sé por qué te fuiste,

ni por qué volviste,

Solo sé que de este amor

 ya no queda nada,

Aunque mi alma está quebrada

Ya no existe abracadabra,

Que la llene de magia.

No existe un conejo

Que encienda este  fuego

De mi mirar

No se para que volviste

Si mi vida ya no esta,

Se extravió,

Buscando una piel…

Y ya no existe sol,

para sanar

heridas de sal

no clames mas al oído

el eco no puede llegar.

lagrimas de cristal
duerman toda la eternidad

Flor de un dia

El siguiente relato, trata de un hombre que se enamoro de una acompañante de una noche.   La luz provenía de la pequeña grieta de la ...