jueves, 17 de agosto de 2017

Carta a un viejo amigo


Este relato, es la historia de dos amigos que por razones del destino, viven distanciados, donde podemos situar la escena en la época donde el único medio de comunicación era el correo. Estos amigos eran inseparables desde su infancia, realmente su amistad no tenia limites, pero solo un suceso los llevo a separarse físicamente. Lentamente el tiempo hizo que cada vez se hablaran menos, ya que muchas veces las cartas no llegaban o quizás tardaban mucho en llegar. En esta oportunidad voy a relatar una carta que recibió uno de ellos, contándole que conoció una mujer, quizás y seguramente al amor de su vida, describiéndole cada detalle.

Buenos Aires, 24 de julio de 1843

 

                  Querido amigo, seguramente si estás leyendo esta carta es porque hubo una buena razón para que llegue a tus manos. Hoy es un día nublado en Buenos Aires, la tarde es fría, blanca, me hizo mucho recordar cuando jugábamos por las calles que daban a la quinta de Viejo Antonio y nos cruzábamos por el alambrado para robarle los tomates. Cuantos recuerdos inquebrantables a tu lado, amigo fiel, eterno, espero que pronto las cosas mejoren y tengamos un poco de dinero para poder encontrarnos, los años siguen pasando, pero la sonrisa de nuestras hazañas aun siguen vivas como arde un rayo de sol, en pleno patio en una tarde de verano.

 La verdadera razón por la que te escribo querido compañero es para contarte que estoy profundamente enamorado de una hermosa mujer que he conocido por una casualidad circunstancial, podríamos decir del destino, seguramente debes estar con tu corazón contento al leer esta novedad, querido hermano, sabes que desde la muerte de mi amada esposa nunca más tuve ojos para otra mujer, no te voy a negar que aun la extraño, pero  en ella encontré la paz que andaba necesitando, muchas veces en mi reposo a medianoche siento que es un ángel que me envió, para que no esté solo. Nuevamente he podido disfrutar de los pequeños detalles de esta vida, que tan injustamente estaba enojado con ella, salgo a la calle, tomo su mano, la beso en cualquier esquina, me acuesto en su regazo en una plaza, me mira y mi corazón se convierte en un león, que solo quiere rozarle la mejilla como si fuera el ultimo bocado de vida. Amigo, tendrías que verla, realmente es bella, sabes, tengo un pequeño banco al costado de mi cama y me siento en el por las madrugadas solo para verla dormir, tratando de entender su belleza, tratando de encontrarle algún desperfecto a su piel, buscando algún gesto involuntario en su reposo. Cuanto se alegra mi corazón, por tenerla a mi lado, anhelo con que las conozcas y que tengamos junto con tu mujer e hijos una charla amena, frente a la calidez de la galería de tu hogar, con esa hermosa vista que tienes a esa inmensa cordillera. Podría gastar litros de tinta y metros de hojas para solo describirte su sonrisa, pero hermano esta mujer que estoy empezando a amar, cuando me mira hace realmente que me pierda, sus ojos son profundos, que no se asemejan a ningún universo paralelo que pueda existir. Realmente siento que volví a nacer por primera vez luego del trágico día del accidente. Dentro de su sencillez encontré lo que pensé que nunca iba a volver a sentir, pasamos horas, gastamos velas y velas en las noches leyendo libros juntos, no sabes cuanta lucidez tiene su mente, la manera que su boca formula las palabras, dándole forma a sus ideas, puede convencer hasta al hombre más sabio del planeta, si la vieras, sus ojos tiene el brillo de todas las estrellas de la galaxia… querido amigo no quiero aburrirte pero como notaras mi corazón está tomando vuelo, a esta edad era casi imposible volver a enamorarse… espero noticias tuyas… saber de los chicos y de tu amada esposa. Te dejo un abrazo amigo fiel y espero que pronto podamos compartir un buen vaso de vino frente a tu cálido hogar y volver a sonreír como los viejos tiempos.

                                                                                                                                          Hasta pronto

 

Flor de un dia

El siguiente relato, trata de un hombre que se enamoro de una acompañante de una noche.   La luz provenía de la pequeña grieta de la ...