miércoles, 15 de marzo de 2017

Naufrago

Aún las silenciosas brasas queman la piel por dentro, estoy recordando, entendiendo, pensando ¿Por que estoy aquí? Las lágrimas hierven y se convierte de un Estado líquido a gaseoso, donde desaparecen del espacio. Camino paralelamente al mar, tomando valor para desaparecer en el y apagar este fuego que hay dentro... deja de razonar corazón, acaso ¿No te asfixiaron las lágrimas que salieron del pecho?... Camino y la piel poco a poco se transforma en pequeños granos de arena, sigo caminando y las rodillas se llenan de sal, en los muslos los corales de pegan se entremezclan y en mi cintura los cangrejos de esconden, la marea asciende y las olas golpean mi espalda, dejando entrar el agua por la costilla que se quebró... deja de llorar corazon, que para esto ya no hay mas remedio. El agua ya se está filtrando y poco a poco esta apagando las brasas que ardían, esta arrastrando todo, llevándolo al fondo del mar donde reina el olvido eterno de las almas perdidas... el agua alcanzó a cubrir casi toda la cara sólo queda la noche y mis ojos mirando la Luna en silencio, la sal de mis lágrimas se funden con la sal del mar y pasan a ser parte de algo inmenso... el cielo se pone turbio los ojos arden, todo se va alejando, la luz de la Luna me acaricia debajo del agua pero lentamente su mano de separa de mi rostro y voy cayendo silenciosamente al fondo a ser parte de aquel olvido eterno.... ya no hay luz ni oxígeno... solo el principio del fin.

Flor de un dia

El siguiente relato, trata de un hombre que se enamoro de una acompañante de una noche.   La luz provenía de la pequeña grieta de la ...