viernes, 11 de agosto de 2017

La bicicleta


Subirse a una bicicleta, no es subirse solamente, es abrir la puerta, la reja o el portón de tu casa y escaparte, es como un viaje inesperado, donde nunca vas a poder saber qué es lo que va a suceder, salir en bicicleta es irte de tu vida, de tu mente a un lugar quizás imaginario, creer que eres un viajero del tiempo donde todo, en cada pedaleo, dejas atrás. Recorrer una ciudad, un campo, bajar por el sendero de una montaña, cada lugar tiene sus detalles ocultos, andar en bicicleta es sonreírles a los vecinos desconocidos, es la aventura de preguntar dónde queda tal lugar, es apoyar un pie con firmeza en la tierra, es dejar saltar al vacío esa lágrima de amor. Andar en bicicleta es como subirse a ese corcel indomable, cubierto de acero para ir a rescatar a tu princesa, es convertirse en un prófugo para intentar alcanzar tu estrella fugaz. Andar en bicicleta es demostrarle al corazón que aun se puede llegar al sol...

Carta a un viejo amigo

Este relato, es la historia de dos amigos que por razones del destino, viven distanciados, donde podemos situar la escena en la época dond...