viernes, 11 de noviembre de 2016

Luz por la ventana

Vuelves nuevamente al amanecer, entrando por la luz de la ventana, en busca de mis labios, que tatuaron sus besos, en tus labios.
Vuelves para contarme, que no encontraste otros besos que hayan logrado meterse entre los pliegues de tu boca, dejándola como una herida abierta. Sé que cuando te besan otros labios,aun me comparas y solo encuentras, dolor en tu boca, en tu piel.
Aun no me dejas, no me sueltas, pero puedo enamorarte las veces que yo quiera. Aunque construyas murallas eternas, aunque cierres
la puerta, tengo las llaves de tus penas. Y sé que aun me sueñas, aunque quieras aprender a olvidar… aun no te das cuenta… que no soy el que te ama, ni el que te tapa por las mañanas.
Pero antes de que abras la puerta en la mañana… aun me sueñas. 

Carta a un viejo amigo

Este relato, es la historia de dos amigos que por razones del destino, viven distanciados, donde podemos situar la escena en la época dond...